CONSEJOS DE CÓMO ASEGURAR TU BARCO O MOTO DE AGUA

CONSEJOS DE CÓMO ASEGURAR TU BARCO O MOTO DE AGUA

Hay consultas que nos llegan a la Federación de Motonáutica , respecto a cuestiones administrativas como es el tema del seguro para vuestros barcos y motos de agua para su utilización privada e igualmente para uso profesional extendiendo (alquileres y excursiones en motos de agua y  zonas náuticas) , algo que en ocasiones lo vemos como un trámite más de nuestro hobby o trabajo en el mar. Lo que aquí expongo es sólo para la náutica deportiva o de recreo, no de trabajo de la cual si tenéis alguna duda poneros en contacto con nosotros por los canales habituales y os ayudaremos sin ningún tipo de compromiso.

            Nos podemos encontrar con esta cantidad de coberturas, dependiendo de la compañía de seguros – (Ojo no todas estas coberturas las ofrece una compañía, sino que dependiendo de la compañía puede ofrecerlas o no, llamarlas de una manera u otra):

  • RESPONSABILIDAD CIVIL DE SUSCRIPCIÓN OBLIGATORIA
  • PROTECCIÓN JURÍDICA
  • REMOCIÓN DE RESTOS  (sacar los restos de un hundimiento)
  • RESPONSABILIDAD CIVIL DE SUSCRIPCIÓN VOLUNTARIA
  • PÉRDIDA TOTAL
  • AVERÍAS PARTICULARES
  • ROBO
  • EFECTOS PERSONALES
  • ACCIDENTES PERSONALES (por ocupante)
  • ASISTENCIA PARA EMBARCACIONES
  • EMBARCACIÓN DE SUSTITUCIÓN
  • RIESGOS EXTRAORDINARIOS EN ACCIDENTES PERSONALES
  • RC ESQUIADOR ACUÁTICO
  • RC EMBARCACIÓN AUXILIAR
  • USO DE PESCA DEPORTIVA
  • AMARRE ESTIVAL EN BOYA
  • TRABAJO EN VARADERO
  • PERDIDA DE BENEFICIOS 

I.Y.C.  (Condiciones Inglesas)

  • SEGURO DEL REMOLQUE (ENGANCHADO AL COCHE)
  • PELIGRO CONTAMINACIÓN
  • REGATAS
  • ACCIDENTES ESQUIADOR ACUÁTICO
  • ASISTENCIA SANITARIA OCUPANTES

Hay que simplificar esta labor, lo mejor es ponerlo en manos de un corredor de seguros o bien un agente de seguros que nos explique cada cobertura, es un momento, no hay que demorar ni complicar la contratación. Ante todo hay que aclarar, las dos figuras antes mencionadas, un agente de seguros trabaja para una compañía de seguros en concreto, un corredor trabaja con independencia, para varias compañías de seguros.

Todo esto confunde muchas veces a quien va a realizar esta contratación.

Por otro lado tenemos que identificar para qué queremos nuestro seguro, si lo necesitamos simplemente como obligación, con lo que no contrataremos más que lo básico, lo esencial, o bien para la práctica de algún deporte.

Tener también en cuenta que es nuestra obligación llevar la póliza a bordo junto con la copia del recibo pagado, siempre recomiendo llevarlo junto con el resto de nuestra documentación: certificado de navegabilidad, titulación náutica (Licencia de Navegacion, Patron de Navegacion , básica, Patron de Embarcaciones de Recreo ,ect) , motor/es, etc, a fin de que si tenemos que pasar una inspección por cualquier causa, esté todo junto, allá donde ni el agua ni la humedad pueda llegar mas fácil en nuestro barco y un poco mas complicado en nuestra moto de agua.

Si tenemos que llevar esa documentación, intentar llevar copias compulsadas para no poner en riesgo la original, cosa que con el seguro no hace falta, ya que si necesitamos copia de cualquiera de las dos cosas, podemos pedir sin coste un duplicado de los mismos.

Siempre en nuestros cursos de titulaciones náuticas , comentamos a los alumnos que tenemos que tener buenas costumbres, eso implica anticiparnos a los acontecimientos futuros, incluso en esa inspección para que sea rápida y cómoda, tanto para nosotros como para quien nos la hace. No siempre controlamos los elementos y debemos de proporcionarlo, si es posible todo junto, para no tener que buscar, perder el tiempo y posible abordaje de las embarcaciones. Una simple carpeta hermética o plastificada nos sirve. Y que el resto de la tripulación sepa donde se encuentra.

Temas importantes que no debemos de olvidar y por tanto declararlo en el momento de la contratación y asegurarse de que viene reflejado luego en póliza:

  • Esquí acuático: Ojo, incluir el cable del esquiador en el seguro, es más que importante, tened en cuenta la Rc (responsabilidad civil) del esquiador que en algunas compañías no sube tanto la prima, pero los daños a ocasionar son más que importantes, sobre todo a buceadores, con ellos la máxima precaución, no sólo del esquiador sino del patrón.
  • Buceo: Tres cuartos de lo mismo, declaración y comprobación de que aparece en póliza.
  • Práctica deportiva: Si hablamos de competiciones, cualquiera que sea su modalidad, debemos declararlo en el momento de la contratación y asegurarse de que aparece en contrato. Tanto motor como vela. Pero aún más las de motor, ya que la mayoría de las aseguradoras no amparan este tipo de riesgos, debe aparecer en póliza y si es posible especificando concretamente la modalidad. Si hubiésemos contratado un seguro donde no aparezca, legalmente podría la compañía echarse atrás en caso de siniestro. Recordar que en la competición en los distintos campeonatos tanto de motos de agua como de barcos ya es de obligado cumplimiento que la póliza siempre refleje la frase“ VALIDO PARA COMPETICIÓN.

La asistencia náutica quiero especificar que no es la que todos conocemos en carretera, en el agua no hay grúas. El asegurado en caso de remolque abonará el coste y enviará a la compañía de seguros la factura de ese servicio, y será la compañía quien se la reintegre.

Recordar que la “avería” más común es el quedarse sin combustible, hecho que no es una avería, sino una negligencia del patrón por no calcular el consumo de su barco. Un hecho con una multa elevada y de gran riesgo. Siempre decimos que no debemos de arriesgarnos con esto, si tenemos dudas siempre pensar que no vamos a llegar a destino y llenar los depósitos. Si de un punto “A” a un punto “B” hemos consumido la mitad del depósito, no podemos creer que del “B” al “A” consumiremos el otro medio, podemos haber recogido algo o a alguien, con lo que llevaremos más peso, consumiremos más y no llegamos; podemos haber navegado con viento a favor o corriente a favor y luego lo haremos en contra, con lo que no llegaremos; podemos haber ido con levante y luego a poniente con mar en contra, con lo que consumiremos más; recordar la regla del riesgo existente, si pensamos o creemos algo puede ocurrir, debemos creer que eso ocurre ciertamente.


Todo esto siempre visto desde el punto de visto deportivo o de recreo. En otra ocasión lo veremos desde el punto de vista laboral.

Por una navegación segura.